Osteoporosis: Cuidemos nuestros huesos

osteoporosis

Es posible que hayamos oído hablar sobre la osteoporosis, enfermedad que ataca la masa ósea y de los huesos, y la hayamos relacionado con personas de la tercera edad, pero ¿sabías que esta enfermedad se puede prevenir desde que el bebé se encuentra en el vientre de su madre?

Prevenir desde el inicio de la vida

Desde que somos muy pequeños, nuestros frágiles huesos comienzan a almacenar calcio y prepararnos para nuestras primeras actividades fìsicas como caminar, correr, saltar, jugar, etc. Es desde entonces que se vuelve clave una alimentación rica en calcio y vitamina D, principalmente la leche materna, que se recomienda hasta los 6 meses como mínimo.

Cuando el niño crece, es recomendable promover la práctica de algún deporte y/o hacer una rutina básica de ejercicios. Es fundamental incidir desde la infancia en  estos hábitos saludables, ya que deberán acompañarlos durante toda la vida.

Durante la adolescencia y hasta los 30 años se alcanza el pico más alto de formación de masa ósea. Luego de esta edad, comienza a perderse poco a poco y es cuando se presentan  dificultades y pérdida de dureza en los huesos, generalmente a partir de los 40 años.

Existen dos grados de pérdida de masa ósea: la más leve, presentada por la mayor parte de la población, se denomina osteopenia, que no es otra cosa que la debilidad que se va generando en los huesos; en un segundo grado se encuentra la osteoporosis, donde la pérdida de calcio es mucho mayor y hace que quien la padece tenga más posibilidades de sufrir una fractura. La osteoporosis puede ser detectada por expertos mediante la densitometría, que mide la densidad de los huesos.

¿Cualquier persona puede presentar osteoporosis?

Existe parte de la población más propensa a desarrollar esta enfermedad, por lo que debemos prestar atención a factores de riesgo como antecedentes de familiares con osteoporosis y mujeres en la etapa de la menopausia, quienes representan actualmente los mayores casos de osteoporosis.

Sin embargo, también hay otras causas  que la provocan y que  podemos prevenir: la falta de actividad física, el bajo consumo de calcio y lácteos a lo largo de la vida, el consumo excesivo de alcohol, tabaco, bebidas energizantes y café. Es por ello que  un cambio en nuestros hábitos saludables y alimenticios es el primer gran paso para la prevención.

Recordemos que esta enfermedad no presenta síntomas durante los primeros años y, por lo general, se detecta cuando el paciente se fractura un hueso ante un golpe leve.

La osteoporosis ha sido catalogada como la epidemia del siglo XXI por la Organización Mundial de la Salud y merece nuestra atención. Más allá de las acciones preventivas que podamos llevar a cabo en nuestro entorno familiar y doméstico, siempre es recomendable el asesoramiento de médicos especialistas que te guiarán en la tarea de prevención.

 


Categorías: Salud - Etiquetas: , , , ,