¿Qué conoces del VIH y SIDA?

VIH_SIDA en el policlinico Barton

El SIDA es la etapa avanzada de la enfermedad causada por el virus llamado de la inmunodeficiencia humana (VIH). Cuando la infección de VIH ha provocado un grave deterioro del sistema inmunológico y han aparecido complicaciones, generalmente enfermedades infecciosas como consecuencia de no haber sido diagnosticado y tratado por la infección del VIH, recién hablamos de casos de SIDA.

Hasta comienzos del s. XXI cada año morían a causa del SIDA entre 2 mil y 3 mil personas. Hoy estas cifras se han reducido a la mitad, dado que la enfermedad es actualmente crónica y gracias a los medicamentos llamados antirretrovirales y nuevos estilos de vida, se puede convivir con dicha enfermedad. Sin embargo, siempre es conveniente seguir brindando una adecuada información para eliminar los prejuicios que se tienen sobre esta enfermedad y contribuir, por medio de la prevención, a reducir el número de víctimas cada año.

 En el Perú actualmente 72 mil personas viven con el VIH. En Lima y Callao se concentran el 70% de casos. Practicar la cultura de prevención ha permitido grandes logros en los últimos años. Además, son más las personas que se interesan por informarse sobre este tema y mayores las actividades orientadas a detectar la enfermedad.

¿Qué conoces acerca de esta enfermedad?

Pese a ello, aún existe un alto porcentaje de la población que no sabe que tiene el virus hasta una etapa avanzada, principalmente porque no presentan ningún síntoma. Por ello en este día de Acción contra el SIDA, es fundamental reconocer la importancia de un diagnóstico oportuno y tratamiento desde la fase inicial, sobre todo si consideramos que podemos haber estado expuestos a contraer el virus.

Al igual que el resto del mundo, en el Perú la principal causa de contagio del virus del VIH es a través de la vía sexual (prácticas sexuales sin protección), con un 97% de los casos detectados. Una de las formas de prevenirlo es utilizar de manera adecuada el preservativo siempre que se tengan relaciones sexuales y se desconozca la situación de la pareja con respecto al VIH. El 2% se da por vía vertical de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia. Y el 1% de casos se transmiten por vía sanguínea. En este caso, el riesgo fundamental se debe al consumo de drogas y  compartir pro ello materiales de inyección o agujas no esterilizadas: de igual forma, por recibir transfusiones sanguíneas sin garantías de seguridad o pincharse con una aguja o tijera que haya estado en contacto con sangre infectada.

El VIH y Sida no discriminan raza, sexo, edad, religión, posición social, orientación sexual, ni ubicación geográfica. Es un riesgo que sigue presente en nuestra sociedad del que conviene estar alerta.

De esta forma NO se transmite el VIH

Otro punto importante es eliminar los prejuicios que sólo representan un obstáculo en el  camino de la prevención y detención de esta enfermedad.

La enfermedad no se transmite nunca por dar la mano, abrazar o besar a una persona que haya contraído el VIH. Tampoco por contacto de lágrimas, tos o estornudos. Asimismo, es completamente normal compartir con ellos piscinas, duchas, lavabos, incluso lugares de trabajo, de ocio o medios de transporte.

En cualquier caso, si se sospecha que se puede estar infectado, lo recomendable es hacerse una prueba para descartar. Un diagnóstico temprano permite acceder a un tratamiento oportuno, lo que contribuye a llevar una mejor calidad de vida. Además, conociendo el diagnóstico se pueden tomar las medidas de prevención adecuadas para evitar la transmisión del virus a otras personas.

A través de las Consejerías permanentes de VIH de nuestros policlínicos, ponemos a disposición de los asegurados  información, prevención y acompañamiento para todos aquellos que les ha sido detectada la infección. Debemos sensibilizar y concientizar sin tabúes a nuestra población en riesgo. Con el objetivo de mejorar la salud y proporcionar una calidad de vida adecuada, brindamos la debida atención a quien tiene la iniciativa de interesarse por su salud y la de su entorno. Pero, sobre todo, apelamos a ser activos en la prevención. Solo con ella podremos evitar complicaciones futuras.

Y recuerda:  el VIH no es una enfermedad contagiosa; es una enfermedad transmisible. Toma tus medidas.

 

 

 


Categorías: Salud - Etiquetas: , , , ,